sábado, 9 de octubre de 2010

¡Qué horror! ¡Se acabó el verano!

Es cierto, las lluvias se hacen más presentes, los termómetros descienden, días de viento... Pero, que no cunda el pánico.

Fotografía: errece
Seguro que muchos de los que leen esto están de acuerdo en que el otoño y el invierno es una etapa preciosa que merece la pena saber disfrutar. Algunos hasta asegurarán que es mejor.

La humedad traerá consigo la época de setas con sus riquísimos rovellones, las setas de álamo, follolobos... Podremos disfrutar también de las castañas, esas tardes junto a la sartén de agujeros tostándolas y pelándolas junto a la estufa de leña. Junto con las castañas otras serie de frutos otoñales aparecen: servas, nueces, endrinas, madroños, membrillos, peros...

Fotografía: errece
Los árboles ya se están tiñendo de amarillos y ocres, y el suelo va recibiendo la caída de las hojas cambiando por completo el paisaje que rodea a La Lomilla. Los riachuelos y acequias bajan más caudalosos y ruidosos. Dentro de unos meses la Sierra se pintará de blanco, y caerán las primeras nevadas en La Lomilla que podremos disfrutar con un vaso de mistela y buena compañía.

¿Aún prefieres esperar al próximo verano?

*Hemos descubierto estas fotografías en Panoramio, el autor: errece, conoce más imágenes suyas haciendo clic aquí.
Publicar un comentario